miércoles, 3 de julio de 2013

Abdica el Rey de Bélgica

El rey Alberto II de Bélgica abandonará el trono el próximo 21 de julio

El monarca renunciará el próximo 21 de julio y abandonará definitivamente el trono el próximo otoño

El rey Alberto iI y la reina Paola de Bélgica. / ERIC LALMAND (AFP)

El rey Alberto II abdicará el próximo 21 de julio, una decisión que pretende comunicar en unas horas a todos los belgas. La renuncia del rey, la segunda de un monarca europeo este año, tras la de la reina Beatriz de Holanda, se adelanta respecto a lo previsto por la Casa Real belga. En un primer escenario, Alberto II planteaba dirigirse a la nación el 21 de julio, fiesta nacional, para dejar definitivamente el cargo en otoño. Finalmente, el relevo a favor de su hijo Felipe se producirá este mismo mes.
La familial real belga, perseguida por el escándalo en numerosas ocasiones, ha sido especial objeto de controversia en el último año. La polémica fiscal que ha acompañado a la reina Fabiola, criticada por haber usado una fundación para eludir tributar por la herencia de su esposo, el difunto rey Balduino, y sobre todo la supuesta hija extramatrimonial de Alberto II han laminado la imagen de la realeza, uno de los pocos elementos de unión en Bélgica. El anuncio de la inminente renuncia se produce apenas unos días después de que los representantes del monarca y de esa hija fruto de una relación paralela a su matrimonio se vieran las caras en los juzgados. Con el anuncio de hoy, la próxima vista de este caso, a principios de septiembre, se producirá con Alberto II ya fuera del trono y sin que ese proceso interfiera directamente en la vida de la Casa Real.
La familial real belga, perseguida por el escándalo en numerosas ocasiones, ha sido especial objeto de controversia en el último año
En este mismo caso, el rey se ha visto también sacudido por las revelaciones de la madre de esa hija extramatrimonial, la baronesa Sybille Sélys Longchamps, que ha revelado en la prensa belga los detalles más íntimos de una relación que mantuvo, según su versión, durante 18 años, pese a que el rey mantuvo durante todo ese tiempo su matrimonio.
Los planes del todavía monarca, que tiene previsto dirigirse a todos los belgas a las seis de la tarde, según informa el diario Le Soir, dejan el trono en manos de su hijo, el príncipe Felipe, con una imagen mucho más fresca e intacta de la monarquía belga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada