jueves, 4 de julio de 2013

Wert, no le gusta la política

Wert no seguirá en política cuando abandone el ministerio

El ministro lamenta que la oposición no haya presentado un texto alternativo en sus enmiendas a la Lomce

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert "imaginaba" las protestas ante una reforma en una "ley tan importante" (Lomce) pero nunca la "intensidad decibélica de los homenajes", ha ironizado esta mañana sobre los sonoros pitidos en el trascurso de su charla en un desayuno informativo organizado por Europa Press, que ha servido al ministro para darse un baño de multitudes. Pero estos desencuentros no le desviarán de su objetivo porque no tiene vocación de seguir en política cuando termine con "este desempeño". "Las leyes no se frenan con las protestas", ha remachado el ministro que se siente muy respaldado por el Consejo de Ministros, en contra de la idea contraria extendida.
"Sabía que hacer una reforma educativa encuentra siempre muchas resistencias, que generalmente acaban polarizándose en la persona a la que y toca ese encargo y, probablemente en un mal cálculo de mis fuerzas y un exagerado cálculo de mis capacidades, decidí que puesto que yo no tengo ambiciones políticas de ningún género y puesto que yo no voy a seguir en política después de este empeño (...) creía en esta reforma y no tenia miedo a afrontar el coste personal que podía suponer", ha señalado.
Wert lamenta haber tenido que relegar en sus presupuestos las becas de excelencia para poder mantener las "becas sociales". "En el afán por preservar estas becas de base social, que son las becas generales, hemos tenido que renunciar a becas de excelencia, basadas exclusivamente en el rendimiento. Nos ha dolido mucho, porque yo creo que el sistema tiene que ser consistente en enviar señales de valor acerca del rendimiento y el esfuerzo", ha dicho esta mañana  Tras días de pitos y abucheos en la atestada cita a Wert le han arropado dos ministros -la de Trabajo, Fátima Báñez y el de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón-, directores de museos como el del Prado o el Reina Sofía o el presidente de la SGAE, Antón Reina. Mañana, de nuevo, Wert recibirá previsiblemente nuevas muestras de apoyo durante su discurso en FAES, la fundación del PP.
Y alaba del sistema antiguo de becas que "garantiza la equidad en el acceso a la universidad" pero considera que  hay que hay que reforzar el premio al rendimiento. "La equidad no basta y tiene cara B y esa es la responsabilidad. El estudiante que recibe ingresos de cierta cuantía -que representan un sacrificio importante para la sociedad que lo sufraga- tiene que corresponder con un rendimiento que no es de excelencia", ha añadido.
Ayer se cerró el plazo para que la oposición presentase enmiendas en el Congreso a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) y Wert echa en falta un texto alternativo."En los últimos meses he dedicado el 60% de mi tiempo a intentar el diálogo educativo. La mayoría a deshacer prejuicios, malinterpretaciones y desconocimientos de lo que la ley decía. Y no he recibido ninguna propuesta alternativa", ha señalado el ministro que encuentra "inadmisible" apostar "por el status quo" con un 25% de tasa de abandono temprano y cuando "progresivamente esta se ha ido la ley alejando de los objetivos de empleabilidad". A su juicio, su ley se basa en evidencias y soluciones exitosas a los problemas en otros países, mientras la oposición elucubra con posibles consecuencias de la implantación de la Lomce en conversaciones "dignas de los Hermanos Marx".
Mario Bedera, portavoz de Educación del grupo socialista en el Congreso, ha afirmado a la agencia Efe que esas declaraciones de Wert ponen algunas cosas "muy claras" y la primera es "que le han encargado un trabajo y un trabajo sucio", aunque para ello "haya que asumir una serie de daños colaterales,como liquidar el sistema de equidad en la educación que tenemos y romper con la igualdad de oportunidades".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada