miércoles, 3 de julio de 2013

La imagen de El Madrid

El Madrid sufre seria caída de imagen

Hace dos años hicimos una encuesta entre los asistentes a todos los campos de Primera División, que nos arrojó la sorprendente noticia de que el Real Madrid ya no era, como antaño, el club favorito, sino que lo era el Barça. Aquello fue un impacto. Roncero encontró la forma de amortiguarlo: fuera de Cataluña y el País Vasco, los espacios que más discuten el concepto España, tan identificado con el Real Madrid, el club de la capital seguía ganando por amplio margen. Bueno, pues ahora tampoco es así. Aún así pierde. Esta vez hemos ampliado la encuesta a los campos de Segunda, donde gana el Madrid.
Con todo, el Madrid pierde posiciones. Del tiempo en el que el Madrid se consolidó como gran equipo nacional (los sesenta, con el Madrid Ye-Yé, once españoles ganando la Copa de Europa) hasta estos días han pasado bastantes cosas. Los veinticinco años anteriores a los últimos veinticinco, el Madrid lo ganó casi todo. Los últimos veinticinco años, Madrid y Barça se han repartido los títulos, y cada vez con más frecuencia para el Barça. Anteanoche cené con un florentinista que se admiró al oír que Florentino ha ganado sólo una Liga de siete desde que tuvo la pedante idea de echar a Del Bosque. Una de siete.
Pero no es sólo ganar y perder, es cómo se gana y cómo se pierde. Y cómo se está. Ese Madrid del palco triplicado en capacidad y degradado a la condición de sucedáneo de las cacerías de Franco, esa arrogancia de club rico que presume de dinero y olvida el estilo, ese Mourinho que mira por encima del hombro todo y mete el dedo en el ojo, por la espalda, al segundo de su igual, han acabado por hacer mucho daño. El Madrid fue una cosa que despertó admiración y arrastró cariño. Su presidente de estos años lo está convirtiendo en algo distinto. Algo que ni gana ni gusta ni respeta. Y España lo está notando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada