sábado, 29 de junio de 2013

Dilma se desploma

La imagen de Dilma Rousseff se desploma a causa de las protestas

La caída de 27 puntos en su popularidad es la mayor desde el inicio de la democracia en Brasil, según el instituto Datalfolha

Un manifestante con una máscara de Rousseff critica los mensajes de esta en Belo Horizonte. / FELIPE DANA (AP)

La presidenta Dilma Rousseff quizás haya sido la jefa de Estado que con mayor presteza y de forma más sistemática ha respondido en lo que va de siglo a las protestas de la calle. Y sin embargo, la calle la ha castigado con una caída de popularidad como no se recordaba en Brasil desde la llegada de la democracia en 1985. Una encuesta efectuada el viernes y el sábado entre 4.717 personas en 196 municipios revela que su imagen se desplomó desde un 57 a un 30% en sólo tres semanas. El 81% de los entrevistados apoya las manifestaciones y el 65% cree que esas protestas trajeron más beneficios que perjuicios. Pero nada de esos avances se le atribuyen a la gestión de la Rouseff. La presidenta, que ya fue silbada tres veces en la inauguración de la Copa de Confederaciones, decidió no acudir el domingo al estadio Maracaná para presenciar la final entre Brasil y España.
En abril de 2012, cuando llevaba 15 meses al mando del Gobierno, Rousseff batió su récord de popularidad con un 77% de aceptación, algo sin precedente en los últimos 20 años de Brasil. Era la presidenta que destituyó hasta 10 ministros envueltos en casos de corrupción, casi a un ritmo de uno por mes. Sin embargo la inflación y el descenso en el crecimiento económico, entre otros factores, hizo que en marzo cayera su popularidad hasta el 65% y en junio hasta el 57%. Ahora su imagen se encuentra 17 puntos porcentuales por debajo del 47% que tenía cuando asumió la presidencia.
Sin embargo, no se puede decir que a Rousseff le haya temblado la mano a la hora de atender el mensaje de la calle. Cuando aún resonaba las palabras de “vándalos” con que los medios y las autoridades de Gobierno y oposición en São Paulo habían tildado a los manifestantes, Rousseff declaró que había entendido el mensaje. Y reconoció que la mayoría de quienes protestaron lo hicieron de forma pacífica. Sus detractores alegaron que sólo había humo detrás de sus palabras. Pero dos días después, en Río de Janeiro y São Paulo se derogó la subida del transporte.
De poco sirvió. La gente no se había manifestado por 20 céntimos. Así que el jueves 20 de junio salieron a la calle 1,2 millones de personas, cifra que –una vez más—no se conocía en Brasil desde la lucha por la democracia. Rousseff volvió a asegurar que había entendido el mensaje. Y planteó cinco puntos para una ambiciosa reforma política. Comenzó a reunirse con líderes de los movimientos sociales, con alcaldes, gobernadores y presidentes del Supremo, la Cámara de Diputados y el Senado. Sus detractores volvieron a decir que había echado una cortina de humo. Sin embargo, en la madrugada del miércoles los diputados rechazaron la PEC-37, la Propuesta de Enmienda Constitucional conocida como la “ley de la impunidad”, la que limitaba los poderes de investigación de la fiscalía en casos de corrupción. Fue otra gran victoria de la calle.
El rechazo al proyecto de ley habría sido impensable sin las protestas que comenzaron el 6 de junio. Pero también sin la firme decisión de Rousseff de promover su rechazo. Al día siguiente, el pasado miércoles, el Tribunal Supremo Federal decretaba la prisión para el diputado Natan Donadon, del centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). Donadon, después de fugarse y entregarse el viernes, a la misma velocidad de vértigo en la que se suceden ahora los acontecimientos en Brasil, es el primer diputado preso en Brasil desde 1974. Algo parece estar cambiando en el panorama brasileño. Pero la calle quiere más. Y la que más ha perdido ha sido la que más capital político y buena imagen tenía para perder.
La encuesta revela datos muy interesantes sobre las contradicciones que se viven estos días en Brasil. La presidenta inició la semana sorprendiendo a todo el mundo con la propuesta de una reforma política a través de un “proceso constituyente”. Sin embargo, reputados juristas, la oposición en pleno y los medios periodísticos con mayor audiencia se le echaron encima alegando que una vez que se designa una asamblea constituyente ésta no puede limitarse a hacer una reforma política, sino que tiene potestad de cambiarla de arriba abajo. Rousseff no tuvo más remedio que dar marcha atrás en menos de 24 horas. Sin embargo, en el sondeo de Datafolha un 73% de los encuestados se muestra partidario de convocar esa asamblea constituyente.
Rousseff decidió entonces seguir adelante con la reforma política a través de un plebiscito. Decidió que aunque no se convocase a unos legisladores para transformar la Constitución, habría que plantear al pueblo una serie de preguntas sobre financiación pública o privada de las campañas electorales, sobre listas abiertas o cerradas y otra serie de elementos. O sea, que el pueblo apoyara o rechazara directamente los puntos de la reforma.
De nuevo, la oposición y los principales medios de Brasil criticaron la iniciativa del plebiscito. Algunos analistas consideran que es como someter al pueblo a un examen de física. La revista Veja, por ejemplo, dice que exigir a los brasileños una opinión sobre “los tecnicismos del funcionamiento de los engranajes electorales” equivale a que los médicos pregunten a los familiares de un paciente ingresado en cuidados intensivos si están de acuerdo con el porcentaje de oxígeno en tubo traqueal.
Y sin embargo, la encuesta de Datafolha revela que el 68% de los entrevistados quiere que se les consulte en plebiscito. Dicho de otra forma: Dilma Rousseff es el principal aliado que tienen ahora mismo los ciudadanos para conseguir la anhelada reforma política tal como ellos quieren que se haga, a través de un plebiscito. Por si no fuera suficiente con esos objetivos comunes entre Rousseff y la mayoría de los manifestantes, aún hay otros. El 65% de los encuestados se opone a que el transporte público sea gratuito, tal como exige el Movimiento por el Pase Libre, convocante de las primeras protestas. Y Rousseff también considera inviable esa idea. Sin embargo, en una escala de 0 a 10, los entrevistados puntúan a Rousseff con un 5,8, frente al 7,1 de hace tres semanas.
¿Por qué, entonces, se ha desgastado tanto Rousseff en tres semanas a pesar de todas sus iniciativas? Tal vez los electores hayan interpretado que actuó demasiado tarde, cuando no le quedaba más remedio. Quizás no confíen en que vaya a ser capaz de sacar la reforma política adelante. Puede que los ciudadanos hayan sido ahora más conscientes de los gastos que ocasiona organizar el Mundial de 2014 y no terminan de ver los beneficios. Quizás aún perdura el eco de los gritos en la calle y sea demasiado pronto para valorar sus medidas. Lo único claro es que termina el domingo la Copa de Confederaciones, pero el partido en Brasil no ha hecho más que comenzar.

Quién se apodera de la calle

F. P.
Cuando arreciaron las protestas en Brasil, los brasileños que viven en el extranjero también convocaron manifestaciones. Un paulistano quiso unirse a la que se estaba organizando en Brasil a través de Facebook. Quería manifestarse a favor de la democracia y contra la corrupción. Pero la persona que organizó el acto le dijo que no. Y el otro usuario preguntó por qué no podía manifestarse.
-Claro que puedes. Te puedes manifestar contra lo que quieras. Organiza al personal, ve a la prefectura de policía a conseguir el permiso, haz los carteles, reúne a la gente… No pretenda surfear en la ola de los otros.
Lo que estaba implícito en ese diálogo era una división clara entre la izquierda y la derecha. Los manifestantes de izquierda salieron a la calle motivados por la mejora en los servicios públicos y la defensa por los derechos de las minorías. Y los de la derecha enarbolaron principalmente las denuncias contra la corrupción. En medio fluían las, acusaciones mutuas de que cada uno pretende apropiarse de la calle para sus propios intereses. También hay miles de personas que comparten las reivindicaciones de ambos y quieren surfear en todas las olas.
El Movimiento por el Pase Libre, convocante de las primeras protestas, dejaron de organizar marchas cuando vieron que se les adherían grupos con valores de derecha con los cuales estaban totalmente en desacuerdo. El periodista Antonio Martins, de 50 años y muy comprometido desde el principio con las protestas en São Paulo, cree que ir contra la corrupción es como ir contra los terremotos. “Es algo endémico y, por tanto, no permite establecer un objetivo claro en las manifestaciones, pero sí permite ir contra el Gobierno, que es lo que persigue la derecha”, señala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada