martes, 25 de junio de 2013

Guardiola habla alemán.

Guardiola, la estrella del sur

Un meridional capaz de hablar alemán en seis meses destruye muchos tópicos

SOLEDAD CALÉS

Cuando hace un año Josep Guardiola anunció que dejaba de ser entrenador del Fútbol Club Barcelona, muchos pensaron que se iba porque ya no soportaba la brutal presión ambiental creada en torno a la rivalidad entre el Barça y el Real Madrid. Otros creyeron que, hábil y calculador, prefería dejar el club cuando este se encontraba en lo alto de la ola, porque, tras haberlo situado en las máximas cotas de éxito —14 títulos sobre 19 en cuatro años— ya solo podía retroceder.
Lo que Guardiola dijo es que se iba porque necesitaba un periodo de descompresión. Y parece que lo ha logrado porque la vuelta ha sido para asumir un reto igual o mayor que el de quedarse en el Barça: entrenar el Bayern Múnich. La presión será máxima puesto que su nuevo club aspira a ser el mejor equipo del mundo, y no es que lo tenga todo por hacer: acaba de ganar un triplete —Copa, Liga y Champions— muy difícil de superar. Así que solo cabe concluir que a Pep Guardiola lo que le va es la marcha y poder demostrar una vez más su capacidad de liderazgo. El lunes, llegó a Múnich, habló y, por lo que se ha visto en las crónicas, encandiló. Los 200 periodistas que le esperaban en la sala de prensa acreditan el interés que despertaba.
No defraudó. La prensa había especulado con que diría algo en alemán, pero nadie esperaba que hablara “un alemán perfecto” —quizá hay en esta calificación cariño por anticipado y palmadas por el esfuerzo— después de haberlo estudiado ¡seis meses! Un mérito muy valorado en Alemania, en todo caso.
Así es como, paradojas de la vida, y mal que les pese a los independentistas que pueda haber en el Barça, el club de pertenencia emocional de Guardiola, Pep se ha convertido en uno de los activos deportivos de la Marca España.
En todo caso, es de agradecer que el estilo elegante y moderno de Guardiola, su inteligencia y su humildad, además de sus dotes políglotas, encandilaran a los alemanes. Con un poco de suerte, la nueva “estrella” meridional conseguirá cambiar el tópico sobre ese sur que se ve indolente y pasivo y del que algunos alemanes podrían sospechar que se aprovecha desvergonzadamente de las subvenciones y ayudas del norte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada