martes, 25 de junio de 2013

México y Chile y sus jóvenes ni ni

Mexico y Chile, entre los cinco países de la OCDE con más jóvenes ‘ni-ni’

La organización achaca el alto índice de personas que ni estudian ni trabaja no a la situación económica sino a las mujeres que cuidan de sus familias

Jóvenes mexicanas. / AP

En el último informe sobre educación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) publicado este martes, México y Chile aparecen en la cabeza de países miembros con mayor número de jóvenes que ni estudian ni trabajan, los denominados ni-ni. El estudio sostiene que uno de los factores que ha favorecido el crecimiento de este sector de población es la crisis económica, pero se trata de una justificación que no aplica a estos dos países de América Latina, para los que, como en el caso de Turquía o Israel -que ocupan los dos primeros puestos de la tabla- ofrece como explicación el alto número de mujeres que abandona su carrera académica y profesional, o que ni siquiera la inicia, para ocuparse de su familia.
“Las personas que no estudian ni trabajan tienen menos posibilidades de reintegrarse en mercado laboral y es más probable que experimenten paro de larga duración, una circunstancia que afectará a sus perspectivas laborales y económicas”, indica el informe. En Chile, Grecia, Irlanda, Israel, Italia, México, España y Turquía más del 20% de la población entre 15 y 29 años es ni-ni. México es el tercer país de la lista, con un 24,7%, por detrás de Turquía (34,6%) e Israel (27,6) y por delante de España (24,4%) y de Chile (23,7%).
México es el tercer país de la lista en número de ni-nis, con un 24,7%, por detrás de Turquía (34,6%) e Israel (27,6) y por delante de España (24,4%) y de Chile (23,7%)
El informe señala que la crisis económica ha incrementado el número de ni-nis, pero es una variable de la que excluye a México y Chile (además de Turquía), dos de los países con mayor crecimiento de la OCDE -Chile es el miembro con una tasa se desempleo de las más bajas de la organización, un 5%, dos puntos por debajo de la media- y achaca el alto porcentaje de personas que ni trabajan ni estudian a la “proporción de mujeres que sólo se dedica a criar a la familia”. En México, el número de mujeres que no se encontraba ni empleada ni recibiendo educación académica triplicaba en 2011 al de hombres (37,8% frente al 11%).
La OCDE concluye que una formación académica de calidad es el mejor antídoto contra el desempleo y advierte de cómo una alta proporción de ni-nis es una señal que evidencia la brecha entre el camino tradicional que vincula educación y empleo. No obstante, ambos países encabezan otros parámetros que permiten ser optimistas sobre la efectividad de ese trayecto académico-laboral.
Chile lidera la lista de países de la OCDE que relaciona sueldo percibido en función del grado académico. Un trabajador con un título universitario gana hasta un 160% más de lo que obtiene otro compatriota sin licenciatura. Le sigue Brasil -que no es miembro de la OCDE pero que se incluye en el estudio-, donde la diferencia es del 75%. Ambos están por encima de la media de los Estados miembros de la organización, que es del 57%.
En México, el número de mujeres que no se encontraba ni empleada ni recibiendo educación académica triplicaba en 2011 al de hombres (37,8% frente al 11%)
México es el país que más dinero invierte en educación en relación con el gasto público total, una clasificación en la que precede a Brasil y Chile, en tercer y cuarto lugar. Esta circunstancia supone una grata excepción respecto de la tendencia generalizada de recorte del presupuesto educativo que la OCDE denuncia en su estudio. Entre 2008 y 2010, 20 países recortaron las ayudas públicas entre el 10 y el 1%.
Sin embrago, el informe alerta de que en México el gasto por estudiante es bastante bajo, donde la mayor parte de los recursos se destina a remunerar al personal -docente y no docente- (93,3%), quizás para compensar el hecho de que el país norteamericano es el que más alumnos tiene por profesor (30 estudiantes por maestro en secundaria, 28 en primaria y 25 en preescolar, frente a la media de 14, 15 y 14, respectivamente). Una relación en la que le sigue Chile, en el segundo lugar y Brasil en el tercero y el cuarto, en función del tipo de enseñanza que se valore.
En Chile, un trabajador con un título universitario gana hasta un 160% más de lo que obtiene otro compatriota sin licenciatura
La OCDE defiende los binomios educación-empleo y mayor nivel académico-mejores oportunidades laborales, pero, en este caso, México y Chile son, también, la excepción a ese silogismo, de acuerdo con el informe. En México, las tasas de empleo tienden a ser superiores a la media de la OCDE para las personas con un nivel de estudios básicos (62% respecto del 55%), e inferiores al nivel educativo universitario (79% frente a 83%). En este caso, el porcentaje de desempleo en el caso de las mujeres con un grado educativo bajo es mucho menor que el de los hombres, 42% frente al 87%.
Chile no es una excepción, en 2011 fue, junto con México, el único país de la OCDE donde las tasas de paro fueron más altas entre los licenciados (5,4 y 4,8%, respectivamente), que entre los que tenían educación media (5% y 4,4%) y quienes no iniciaron la enseñanza secundaria (4,4% y 4%), un indicio de que, en ambos territorios, quienes tienen un nivel académico superior son los más vulnerables al desempleo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada