miércoles, 19 de junio de 2013

México, las reformas que faltan.

México tiene pendiente una reforma política y ya prepara otra

Una acampada en el exterior del Senado pide al Legislativo aplicar los cambios en la Constitución promulgados por Felipe Calderón

Acampada en los alrededores del Senado.

México tiene dos reformas políticas, pero ninguna se ha puesto en marcha. La diferencia entre ambas es que una de ellas ya fue aprobada y promulgada el año pasado por el expresidente Felipe Calderón, y la otra es aún una propuesta del Pacto por México y el presidente Enrique Peña Nieto, que se discutirá en el Legislativo en los próximos meses. Una acampada del colectivo ciudadano Reforma Política Ya se ha instalado desde hace 10 días a las puertas del Senado mexicano para urgir a los legisladores para que trabajen en la redacción de la ley reglamentaria de la reforma política aprobada el año pasado antes de trabajar en una segunda propuesta.
Los mexicanos ya tienen el derecho –por mandato constitucional- de presentar candidaturas independientes de los partidos políticos, convocar a consultas populares y plantear iniciativas de ley enteramente ciudadanas. Sin embargo, estas tres acciones no pueden hacerse una realidad aún porque no existe la ley reglamentaria que señale cómo debe de cumplirse la reforma aprobada el año pasado. En México, para poner en marcha una reforma no es suficiente con que ésta sea promulgada y publicada en el Diario Oficial de la Federación, debe existir un segundo proceso legislativo que valide la operación de los cambios constitucionales.
“Hay una contradicción dentro del mismo Congreso al no terminar el proceso de reglamentación del año pasado e impulsar una nueva reforma político-electoral”, comenta David Domínguez, integrante de Reforma Política Ya. Uno de los puntos que este grupo señala es que los mismos legisladores fijaron como fecha límite para la redacción de la ley secundaria el 9 de agosto de 2013. Los diputados y senadores mexicanos están ahora en un receso legislativo y solo podrían cumplir con el plazo si en el periodo extraordinario trabajaran en la ley. Hasta ahora no piensan en hacerlo.
México tiene un historial de rezago legislativo en el que actualmente están pendientes de leyes secundarias unas 14 reformas constitucionales. Doce de ellas fueron aprobadas por las dos cámaras del Legislativo en el sexenio de Calderón, el resto son la reforma educativa y la de telecomunicaciones recientemente promulgadas por Peña Nieto. El receso legislativo de este año ha sido aprovechado por los congresistas para hacer promoción en las campañas políticas de los candidatos a las elecciones regionales y municipales del próximo 7 de julio, incluso algunos de ellos exponen en redes sociales sus recorridos en campaña. “A muchos los hemos buscado y no nos atienden porque están en campañas en diferentes partes del país, justamente en un periodo en donde tendrían que estar terminando la chamba (el trabajo) para cumplir con los tiempos legales”, expresa Gonzalo Ibarra, otro de los participantes de la acampada.
Los integrantes de Reforma Política Ya –formado por unas 20 organizaciones civiles- temen que si la reforma no llega a tener su ley reglamentaria este mismo año quede en el olvido ante la novedad de la reforma política de Peña Nieto, y que los ciudadanos no tendrán la oportunidad de participar directamente en las elecciones del 2015. Insisten en la pobreza del trabajo legislativo que funciona en favor de la agenda presidencial. “El legislativo está subordinado a las decisiones del Pacto por México, además Peña Nieto ha sido un opositor de las candidaturas independientes desde antes de que fuera presidente. Sí vemos que hay una influencia del Pacto, pero lo lamentable es que los diputados estén por debajo del presidente”, expresa Domínguez. La nueva reforma política ha estado bajo los reflectores después de que, hace tres semanas, un grupo de senadores de oposición decidieran redactar una propuesta alterna a la de Peña Nieto.
Las tiendas de campaña instaladas alrededor del Senado –inspiradas en el movimiento del 15-M de España- ya han sido visitadas por algunos legisladores que acuden al recinto para la sesiones de la comisión permanente. Alguno se acerca a conocer las demandas de Reforma Política Ya, otros para prometer que antes del 9 de agosto la reforma podrá estar en marcha. Alfredo Rivadeneyra, diputado del Partido Acción Nacional (PAN), asegura que el plazo se cumplirá y que plantear una nueva reforma política cuando aún no se termina de trabajar en la anterior es “razonable”. El legislador argumenta que cada una de las reformas es diferente y que cada una tendrá su propia atención. “Es cierto que se está impulsando una reforma política electoral que tiene alcances diferentes, eso no quiere decir que el Congreso esté dispuesto a permitir que este tema quede en el olvido”, señala.
El atraso en el trabajo legislativo relacionado con las reformas político-electoral en México data incluso hasta la reforma electoral de 2007 donde quedaron pendientes la ley de derecho de réplica y la ley de propaganda gubernamental, explica César Astudillo, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Astudillo asegura que la coincidencia entre ambas reformas políticas en el Legislativo puede permitir la existencia de mayores ajustes, mientras los legisladores no dejen rezagada la discusión de estos temas. “Estamos avanzando y se están dando pasos, pero es cierto que ya se incorporó dentro de una bolsa de reformas más grande. Estamos rescatando lo pendiente y estamos ver los ajustes que tenemos que realizar para llegar con esquema de mayor fortaleza a las elecciones de 2015”, comenta el investigador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada