lunes, 24 de junio de 2013

Sin castigo.

Violaciones impunes

Buena parte de las agresiones sexuales quedan sin castigo porque las víctimas no denuncian

En España se denuncian una media de tres violaciones diarias, una cada ocho horas. Aunque los 1.161 casos registrados en 2011 suponen un ligero retroceso del 16% respecto a los denunciados hace cinco años, las agresiones se mantienen estables con ligeras variaciones, lo que indica que se mantienen las condiciones que hacen posible esta forma de violencia contra las mujeres que bebe de la misma cultura de signo machista que la violencia de género. En realidad, las estadísticas judiciales reflejan una parte del problema. Los expertos estiman que solo se denuncian aproximadamente la mitad de las agresiones que se producen. Una encuesta realizada en Cataluña en 2010 reveló que el 2,9% de las mujeres decía haber sido violada en algún momento de su vida.
Algunas de las violaciones se producen en el contexto de relaciones previas de la víctima, bien en el entorno familiar o el laboral, y muchas veces quedan impunes porque las agredidas no se atreven a denunciar o a afrontar las consecuencias. A la secuela de estrés postraumático, fobias, ansiedad y depresión que sucede a la violación, se suma la angustia que supone el proceso penal. Si bien es cierto que los dispositivos policiales y judiciales han cortado la tendencia que se inclinaba a culpabilizar a las mujeres de su propia desgracia, los trámites de identificación, acusación y juicio oral son siempre dolorosos porque obligan a revivir una experiencia humillante y traumática. Por eso es importante revisar y reforzar las medidas encaminadas a acompañar a las víctimas para reducir en lo posible los efectos negativos de la victimización y aumentar al tiempo la confianza en el sistema, de modo que no queden violaciones impunes porque no se denuncian.
Últimamente se ha detectado un incremento del uso de drogas que inhiben la voluntad. Se trata de sustancias que los agresores ponen en la bebida sin que la víctima lo advierta. Entre un 10% y un 20% de las violaciones son perpetradas con la ayuda de estas sustancias, según estudios realizados en Francia e Inglaterra. Es urgente emprender campañas de información y prevención, especialmente entre las adolescentes, para que eviten situaciones de riesgo. Y también para que identifiquen los perfiles de esas conductas maltratadoras e impositivas antes de que sea demasiado tarde.
Mientras, es fundamental seguir combatiendo los factores culturales sobre los que se asienta la violencia contra las mujeres. Aunque entre los elementos que llevan a una violación pueda haber un componente de impulso sexual o el deseo de dar salida a frustraciones e inseguridades profundas, lo que hace posible las agresiones es una cultura que concibe las relaciones sexuales como una forma de ejercicio de poder basado en la sumisión de la mujer, a la que se considera un objeto del que se puede disponer a voluntad. Por eso, hay que insistir en fomentar, a través de la educación, un modelo de masculinidad basado en el respeto y la igualdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada