jueves, 20 de junio de 2013

Petróleos Mexicanos, una ruina

Pemex, en los huesos

Un informe destaca que la inversión de la petrolera mexicana es casi cuatro veces menor que la de Petrobras y cuenta con solo 150 doctores entre su personal, siete veces menos que la brasileña

Vista de la torre de Pemex en Ciudad de México. / EFE

La batalla de Pemex acaba de comenzar y promete un verano caliente. El proyecto de reforma de la petrolera mexicana, abriéndola a la iniciativa privada, ha detonado un acalorado debate político por tratarse de un símbolo de la identidad nacional de este país desde la nacionalización del petróleo en 1938. El presidente Enrique Peña Nieto encendió la mecha al declarar en Londres que la reforma incluiría la modificación del artículo 27 de la Constitución y que ésta ya estaba consensuada con los principales partidos firmantes del Pacto por México. El Gobierno del PRI ha dado marcha atrás después asegurando que la reforma está aún por discutir y que se mantendrá dentro del consenso del pacto, pero la izquierda anuncia ya movilizaciones contra lo que interpreta como un intento de privatizar la compañía, mientras que la derecha se prepara para vender caro su apoyo al cambio.
La reforma energética, que el Gobierno quiere tener lista antes de septiembre y que está vinculada a la fiscal, que vendría después, es crucial para el futuro económico de este país y amenaza con poner fin al Pacto por México. Pero, de acuerdo con un informe al que ha tenido acceso este diario sobre la situación de Pemex, no puede esperar.
El estudio, titulado Petróleos mexicanos: evolución y perspectivas y cuyo autor es el prestigioso ingeniero Fluvio C. Ruiz Alarcón, miembro del Consejo Profesional de Pemex por el PRD, pone de manifiesto con datos demoledores la pérdida de competitividad de la compañía, ordeñada históricamente hasta la extenuación por Hacienda, y su atraso tecnológico.
Pemex representa en la actualidad más de una tercera parte (36%) de los ingresos del Estado mexicano, soportando una carga fiscal sobre sus ventas o ingresos del 67,4% en 2012, una proporción muy superior a otras petroleras extranjeras también estatales como la venezolana Pdvsa (39,9%) o la noruega Statoil (19%). Esta sangría ha limitado durante décadas su capacidad de inversión en el desarrollo de otras áreas de negocio y modernización de sus instalaciones, que sufren accidentes con frecuencia. Baste el dato, señala el informe, de que mientras en los últimos 20 años Pemex ha invertido solo 9,6 dólares por cada 100 de ingresos, la brasileña Petrobras destinaba a este fin 33 dólares de cada 100.
La petrolera mexicana era en el año 2000 la sexta del mundo y ahora ocupa el undécimo lugar. Y si se mide por ingresos netos, una vez descontados los impuestos, baja al puesto 86 en el ránking mundial de 2011, mientras que la compañía brasileña ocupa el quinto. Su producción también ha caído en los últimos años de 3,4 millones de barriles diarios a tan solo 2,55 millones y su capacidad de refino es tan limitada que México debe importar gasolina de Estados Unidos. También es deficitaria en gas, petroquímica y distribución.
Además de esos males, el estudio destaca una pésima gestión de recursos humanos y un gravísimo atraso tecnológico. Pemex contaba en 2011 con 147.368 empleados lo que la sitúa en el cuarto lugar del mundo tan solo por detrás de las compañías chinas y rusas, pero como dice el informe “llama la atención que en una empresa de base tecnológica haya menos de 150 doctores (0,1%) del total de empleados), mientras que en Petrobras esta proporción es siete veces mayor”. En este apartado, Fluvio C. Ruiz Alarcón concluye: “En suma, no se da valor a la tecnología, no hay planeación efectiva ni políticas de formación y sustitución de cuadros técnicos”.
El informe termina señalando entre los principales retos de Pemex de cara al futuro el lograr un cambio de régimen fiscal, conseguir la autonomía presupuestaria y de gestión y aumentar la inversión en I+D así como la necesidad de “mayor transparencia y rendición de cuentas” en su gestión y “combatir la corrupción”. El diagnóstico existe. La última palabra la tendrán los políticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada