martes, 18 de junio de 2013

El espionaje lícito

Obama defiende su programa de espionaje

El presidente de EE UU afirma en una entrevista grabada antes de salir para la cumbre del G8 que los programas de espionaje son legales y transparentes

El presidente de EE.UU., Barack Obama, durante la segunda jornada de la cumbre del G8. / TIM BRAKEMEIER (EFE)

El presidente de EEUU, Barack Obama ha afirmado que los programas de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad son "legales" y "trasparentes", aunque sean autorizados en secreto, razón por la cual existe el tribunal conocido como FISA, explicó el mandatario al reputado periodista de la cadena de televisión pública PBS Charlie Rose en una netrevista grabada antes de salir para la cumbre del G8 en Irlanda del Norte y que se emitió el lunes por la noche. FISA es una corte secreta -de la que no se conoce su emplazamiento y cuyas sesiones son a puerta cerrada, asistiendo solo abogados del Gobierno- nacida de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera y la responsable de haber autorizado los programas secretos de espionaje de los registros telefónicos de estadounidenses y el rastreo de la pista del uso de servidores de internet por parte de extranjeros con posibles vínculos terroristas y sacados a la luz por el analista de la CIA Edward Snowden.
Continúo creyendo que no tenemos que sacrificar nuestra libertad para garantizar la seguridad"
El presidente, contra las cuerdas tras las filtraciones hechas por Snowden al diario británico The Guardian, quiso diferenciar su Administración de la de su antecesor, George W. Bush, y en especial marcó diferencias entre él y el exvicepresidente Dick Cheney, el cerebro en la sombra del anterior Gobierno republicano. "Alguna gente dice: 'ya sabes, Obama era ese liberal acérrimo antes, y ahora es Dick Cheney'", dijo Obama.
El mandatario reconoció que va a haber que encontrar formas para que "el público tenga la seguridad de que hay medidas de supervisión ... de que no estamos escuchando sus conversaciones telefónicas; que no se están leyendo sus mensajes de texto, que sus correos electrónicos no están siendo leídos por algún Gran Hermano en alguna parte", puntualizó Obama.
A la hora de defender su programa de espionaje, Obama indicó que "una de las cosas que la gente debería entender acerca de todos estos programas es que han desmontado planes terroristas, no solo en EE UU, también en el extranjero", subrayó. Antes de que se emitiera la entrevista con el presidente, Snowden mantuvo una conversación a través de internet en la que acusó al Gobierno y al Congreso de exagerar el éxito de los programas de recopilación de información electrónica, citando el ejemplo de la detención de Najibula Zazi, quien supuestamente planeaba colocar una bomba en el metro de Nueva York en 2009.
"Es posible que lo hubieramos podido capturar de otra manera", dijo Obama sin citar a Snowden en ningún momento. "Podríamos haber desarticulado el plan porque un poilicía de Nueva York lo vio y lo consideró sospechoso. Quizá hubiera resultado que era un incompetente y que la bomba no hubiera explotado. Pero con estos programas estamos aumentando nuestras probabilidades de evitar una catástrofe de ese tipo", explicó el mandatario.
Obama expresó a Rose su deseo de alentar un debate nacional sobre el equilibrio entre la privacidad y la seguridad nacional, algo que está en la mesa de debate desde las revelaciones de Snowden. "Continúo creyendo que no tenemos que sacrificar nuestra libertad para garantizar la seguridad. Ese es un falso dilema", dijo el mandatario. "A mi modo de ver", agregó, "mi trabajo consiste tanto en proteger a los estadounidenses como el modo de vida estadounidense, lo que incluye nuestra privacidad"· Reiteró, por ello, la "transparencia" de estos programas que incluyen la supervisión de organismos independientes e informan puntualmente al Congreso.
Una de las cosas que la gente debería entender acerca de todos estos programas es que han desarmado planes terroristas"
Referente a la ciberseguridad, el presidente de EEUU calificó como "muy franca" su reciente conversación con el líder chino Xi Jinping y subrayó que las acusaciones de espionaje informático empresarial pueden "afectar la base" de las relaciones entre Washington y Pekín. Obama afirmó que China ha entendido su mensaje "muy claro" sobre las consecuencias de un ataque informático contra su país, ya que deterioraría las relaciones entre las dos potencias.
"Tuvimos conversaciones muy claras sobre este tema. Han entendido, creo, que esto puede perjudicar la relación entre Estados Unidos y China", manifestó Obama, quien abordó este tema con el presidente chino cuando ambos llevaron a cabo una cumbre informal el 7 y 8 de junio en California. Xi también reiteró que su país es víctima de ataques informáticos.
"Creo que no podemos esperar que un líder chino diga: '¿Sabes qué? Tienes razón. Nos habéis pillado con las manos en la masa. Estamos robando toda vuestra información y cada día intentamos acceder a Apple'", expuso el mandatario estadounidense.
El mandatario estadounidense quiso diferenciar  entre lo que consideró actividades de inteligencia "habituales", que pueden crear ocasionales momentos de tensión, y las supuestas acciones de ciberespionaje de Pekín con objetivo a empresas estadounidenses. "Hay una gran diferencia entre eso y que un hacker directamente conectado con el gobierno chino o el ejército chino irrumpa en los sistemas de Apple para ver si puede conseguir los diseños de su último producto", indicó Obama. "Eso es robo", subrayó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada