martes, 28 de mayo de 2013

El paro juvenil en Europa

Hollande asegura que “hay que actuar ya” contra el paro juvenil

El presidente francés sostiene en París que el desempleo juvenil en Europa es una "emergencia" y que hay que ofrecer esperanza a los jóvenes

VIDEO: ATLAS

El presidente francés, François Hollande, ha sido el encargado de abrir la jornada dedicada a buscar soluciones para el desempleo juvenil en Europa que reúne hoy en París a numerosos dirigentes europeos, incluido el presidente español, Mariano Rajoy.
“En el último año hemos hecho progresos”, ha comenzado Hollande. “Ha vuelto la confianza y la Comisión ha rectificado el camino de la austeridad”. Pero el crecimiento es nulo y el nivel de paro es insoportable, sobre todo el juvenil. Lo crucial es que vuelva la esperanza, y el crecimiento, defendió el presidente.
Hollande ha defendido la instauración de un Gobierno económico europeo con capacidad presupuestaria europea, con fondos específicos para la zona euro que podría nutrirse por ejemplo con impuestos como el de las transacciones financieras y que podría dedicarse por ejemplo al desempleo de los jóvenes.
“Se trata de recobrar el crecimiento a medio y largo plazo”, ha dicho Hollande. “Hay una emergencia. Hay que actuar ya”. “La generación de la poscrisis nos va a pedir cuentas a los gobernantes de hoy. Nos van a recordar que nosotros tuvimos esperanza de que una vez terminados nuestros estudios podíamos tener un trabajo, una vida exitosa. No podemos dejar a esta generación sin ninguna perspectiva”.
Hollande advirtió además en el foro organizado por el Instituto Berggruen de que “los ciudadanos se alejan de la construcción europea”. Porque sostuvo, que la solidaridad con los jóvenes es imprescindible, si no lo hacemos, los jóvenes sentirán solo rencor y amargura hacia Europa.
El presidente francés recordó que hay 6.000 millones de euros de fondos destinados al empleo juvenil sobre la mesa. Que la idea es que cuatro meses después de que un joven termine la universidad se le pueda proponer una solución, ya sea un empleo o formación. Hollande reconoció que la idea es buena, pero que la cuestión ahora es cómo llevarlo a la práctica, ha dicho sin ofrecer más detalles. Antes de terminar, Hollande dejó claro que todos los países europeos están de acuerdo en que encontrar soluciones al paro juvenil es una prioridad. “Todos estamos de acuerdo, pues entonces, hagámoslo”, ha concluido.
Francia y Alemania apoyarán el plan de empleo juvenil en la cumbre de junio, y luego el 3 de julio en Berlín, los ministros de Trabajo se reunirán con la canciller alemana Angela Merkel y presentarán un plan ambicioso de empleo juvenil. Se trata de un primer paso de una ofensiva contra el desempleo de los jóvenes.
Asisten a este encuentro Mario Monti, ex primer ministro italiano, Jacques Delors, expresidente de la Comisión Europea; el expresidente español Felipe González y Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo entre otros.
Jacques Attali, exministro de Economía de François Mitterrand, ha presentado el debate entre los ministros de Economía y Trabajo de Francia —Pierre Moscovici y Michel Sapin—, y los titulares de Hacienda y Trabajo de Alemania, Wolfgang Shäuble y Ursula von der Leyen.
Ursula Von der Leyen ha dicho que "Europa ha dejado de ser algo obvio, hemos vivido una grave crisis de confianza, y 6 millones de jóvenes parados son un gran desafío. Hoy lanzamos una Iniciativa de crecimiento europea, BEI (Banco Europeo de Inversión) y empresa privada. Para construir una casa hace falta todo un pueblo. Las pymes necesitan capital, pero no tienen acceso en algunos países y no hay crecimiento ni empleo. Queremos romper este círculo vicioso".
"Europa necesita personal cualificado. Aprendizaje dual. Tenemos los fondos ahora debemos movilizar a las empresas que ofrezcan puestos de formación y los Gobiernos deben impartir bases teóricas. Queremos movilidad", ha dicho Von der Leyen. En Alemania, Austria y Holanda hay un millón de puestos de trabajo vacantes. Si esos jóvenes encuentran trabajo, serán los mejores embajadores de Europa".
El ministro italiano de Trabajo, Enrico Giovanini ha sido claro: "Houston tenemos un problema. Nuestro problema es la juventud". Y ha añadido: "La generación más formada de la historia no encuentra trabajo. Hace falta ser pragmáticos y dejar atrás las querellas ideológicas".
Sapin ha hablado sin tapujos y ha asegurado que los esfuerzos que Europa hace por cumplir con las políticas de austeridad "han provocado un paro juvenil insoportable, que en algunos países y en algunos barrios de Francia supera el 50%. Esto es una amenaza incluso para Alemania".
El alemán Schäuble defendió la necesidad de hacer "reformas estructurales para que las economías sean innovadoras. Eso es fundamental. Si nos equivocamos, Europa no podrá competir en un mundo globalizado. Necesitamos una Europa fuerte; reformar las estructuras para poder competir".
Moscovici le ha respondido que hay que lograr un equilibrio entre consolidación y crecimiento. "No nos dan miedo las reformas estructurales, pero hace falta resolver la fragmentación financiera, la diferencia de tipos de interés a los que se financian las pymes". Y ha añadido: "No aceptamos que Europa se duerma, estamos aquí para despertarla".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada