martes, 28 de mayo de 2013

Una nueva Ley de Partidos

Un centenar de intelectuales piden una nueva Ley de Partidos

El objetivo del manifiesto es hacer "más democráticas" a las formaciones políticas

El economista Molinas, la abogada De la Nuez o el diplomático Casajuana, entre los firmantes

De izquierda a derecha, Calres Casajuana, César Molinas, Elisa de la Nuez y Luis Garicano, en la presentación en el Círculo de Bellas Artes. / SAMUEL SÁNCHEZ

Escritores, economistas, historiadores, abogados, periodistas y diplomáticos han presentado hoy en Madrid el Manifiesto de los cien por una nueva Ley de Partidos Políticos, cuyo objetivo "no es ponerlos en cuestión" sino mejorar su funcionamiento y hacer a las formaciones "más democráticas".
Un centenar de personas han firmado este manifiesto —dado a conocer en el Círculo de Bellas Artes— que reclama una nueva Ley de Partidos Políticos con el fin de regular su actividad, asegurar su democracia interna, la transparencia y el control de su financiación, así como acercar la política a los ciudadanos.
El economista César Molinas, el catedrático de Economía y Estrategia de la London School of Economics Luis Garicano, la abogada del Estado Elisa de la Nuez y el diplomático Carles Casajuana han sido los encargados de presentar este manifiesto, detrás del que han dejado claro no hay ningún partido político.
Esta iniciativa civil —que jurídicamente no puede convertirse en Iniciativa Legislativa Popular porque la Ley de Partidos es una ley orgánica que no admite esa posibilidad y para la cual piden firmas a través de la plataforma online Change.org— apunta que los partidos funcionan "mal", la corrupción se ha hecho "crónica" y además existe una "crisis de confianza" en la política.
Destaca que en las democracias constitucionalmente más avanzadas los partidos están regulados por una ley o, en el caso británico, por la costumbre, por lo que la periodicidad de los congresos, los métodos de selección de los delegados y el control de sus cuentas mediante auditorías independientes están regulados por la ley, algo que, aseguran los firmantes, no ocurre en España.
El manifiesto explica que en esos países las obligaciones de transparencia impuestas por la ley permiten que los políticos corruptos sean apartados con celeridad. Los firmantes lamentan que no ocurra así en España y que ello es una causa de la "difícil situación actual". "La corrupción crece, debilita la acción de gobierno en una coyuntura crítica, provoca la desafección ciudadana y acaba causando una grave crisis política e institucional", señala el texto.
También apunta que los partidos en España se autorregulan, los congresos y órganos de dirección se reúnen cuando conviene a sus dirigentes, el método habitual de selección de cargos internos y de candidatos a cargos es la cooperación, y el control de las cuentas se encomienda al Tribunal de Cuentas, "fuertemente politizado".
Por todo ello consideran que la nueva Ley debería exigir la celebración de congresos cada dos años como mínimo y, en todo caso, a fecha fija; y la reunión de los órganos de control de las directivas y parlamentos internos en una fecha concreta.
También reclama que la elección de los candidatos a cargos representativos sea por elecciones primarias, así como el mandato limitado de los tesoreros y encargados de las cuentas y comisiones independientes para verificar los gastos de las campañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada