domingo, 26 de mayo de 2013

Una diputada de cuidado

“Iluminaré mi boda con velas de Ikea”

Es la última diputada del pleno, la número 110, y en cuanto tiene ocasión le suelta su mala uva a los ministros del PP

Patricia Hernández, diputada del PSOE. / RAFA AVERO

P.“Ni una mujer es menos mujer por no ser madre ni un hombre es más inteligente por ser ministro”. Se lo dijo a Alberto Ruiz-Gallardón...
R. Él atacó a las mujeres y se lo devolví en mi nombre y el de todas.

Perfil

Es la última diputada del pleno, la número 110, y en cuanto tiene ocasión le suelta su mala uva a los ministros del PP. Con 33 años, canaria, coqueta y atea, es diplomada en Relaciones Laborales. De origen “humilde”, tiene un hermano de nueve años “que juega en benjamines del Tenerife y es un crack”. En los momentos de ocio juega al póker o se va de asado con su novio argentino, con el que se casa en julio.
P. Tampoco se ha cortado con Fátima Báñez: “La que debe movilizarse al exterior es usted”.
R. Frivoliza con el dolor de los jóvenes que están fuera y a los que han echado las medidas del Gobierno.
P. ¿Qué desayuna los días que tiene Congreso?
"Tengo 7.000 asesores en Facebook y Twitter. Me dicen qué quieren que diga a los ministros y luego lo convierto a dos minutos y medio"
R. En Madrid tostadas con tomate y aceite. En Canarias, sandwich mixto.
P. ¿Ha ido a clase de Cómo soltar bofetadas verbales?
R. Tengo 7.000 asesores en Facebook y Twitter. Me dicen qué quieren que diga a los ministros y luego lo convierto a dos minutos y medio. No dejo de utilizar la cortesía parlamentaria ni falto al respeto, pero las cosas hay que decirlas con la crudeza que corresponde. La gente lo está pasando muy mal.
P. Con un total de dos millones de visionados en YouTube. ¿Se siente como la Jurado?
R. (Risas) No me acostumbro a que tengan tanto éxito. Pero cuando empiezan a llegarme mensajes, mails... Me abrumo. Hace poco me escribió una chica que está estudiando en la universidad y limpia escaleras. A su abuela, dependiente, le han quitado la ayuda y su madre se acaba de quedar en paro. Me contaba que iba a tener que dejar de estudiar el próximo año para sostener a su familia.
P. ¿Algún amigo suyo ha tenido que marcharse de España o está en paro?
R. Dos amigas están Alemania, mi hermana tiene un contrato parcial en Zara y mi pareja está en el paro.
P. De niña, ¿sus padres la llevaban al zoo o a mítines?
R. A mítines, porque no había zoo. Me llevaban a los de todos los partidos, para mí era una fiesta, aunque es cierto que terminábamos en el del PSOE. Mis abuelos son conservadores y yo fui la primera de mi familia que se afilió al PSOE. Quería hacerlo el día que cumpliera 18 años, pero cayó en domingo; lo hice al día siguiente.
P. Con tantos políticos imputados, ¿cómo puede un joven apasionarse por la política?
R. Los partidos tenemos estructuras del siglo XX que deben cambiarse. Hay que abrir cauces de participación directa y aumentar el control de los cargos públicos. Y dentro de los partidos se señalara a los corruptos y se dejara de tener miedo a que los aparten de las listas.
P. Te afiliaste a los 18 años y a los 24 llegaste a senadora. ¿Tongo?
R. ¡No! Fue democracia pura. Había que votar a un hombre y a una mujer al partido en Tenerife. En juventudes socialistas nos presentamos sin vocación de ganar, sino como forma de protesta porque éramos el 30% de la población y pensábamos que no teníamos por quién sentirnos representados. Y sorprendentemente salí elegida.
P. ¿Ha trabajado fuera de la política?
R. Muchísimo. De camarera sin contrato, que a veces me riñen por decirlo y no entiendo por qué, si le pasa a un montón de gente. Luego en el Híper Dino vendiendo mermelada, en Carrefour poniendo pilas a juguetes, en una tienda de regalos para hombre. Y, terminando la carrera [diploma en Relaciones Laborales], en la UGT y en una campaña de prevención de la violencia de género.
P. Como republicana, ¿qué le diría al Rey?
R. No tengo nada que decirle. Tenemos que ir todos juntos a un proceso en el que decidamos si queremos una monarquía o una república y haré campaña por la república.
P. Se casa en julio. ¿Una boda a la altura de la de Ana Aznar?
R. Uy, no. E iluminada por nosotros mismos. Hemos pedido a familiares y amigos que guarden botes vacíos y dentro meteremos velas de Ikea.
P. ¿Qué piensa del 15-M?
R. Me parece que están haciendo política y que han conseguido despertar y despertarnos. Hoy somos conscientes de que las estructuras del partido deben cambiar gracias a ellos.
P. En los plenos, ¿cómo se siente siendo la última de la clase?
R. (Risas) Fenomenal. Si hay un golpe de estado salgo corriendo y no se entera nadie.
P. ¿Cuánto cobra al mes neto una diputada como usted?
R. 3.950 euros después de quitar lo que entregamos al partido.
P. Pues tiene dos hipotecas de 250.000 y 150.000 euros que suman un pico.
R. Y las pago sola. Compré en un momento buenísimo y metí la pata. Llegué a Madrid muy joven, con unos padres que pensaban que era el momento de invertir. Una locura. Y ahora tengo que pagar 200 euros al mes por la ITE (Inspección Técnica) de mi edificio. ¿Pero esta gente está loca?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada