viernes, 31 de mayo de 2013

Valdés, sigo abierto.

“Mi ciclo acabará en 2014 pero estoy abierto a encontrar una solución”

El meta azulgrana ofrece una rueda de prensa en la que explica su decisión de dejar el Camp Nou: "Esta portería pesa mucho"


FOTO: G. NACARINO (REUTERS) / VIDEO: ATLAS

Victor Valdés comunicó al Barcelona, a través de su representante, que no pensaba renovar su contrato, que termina el 30 de junio del año 2014. Eso fue el pasado 17 de enero y acto seguido lo hizo público mediante un comunicado difundido por la Agencia EFE. Desde entonces no había dado ninguna explicación, salvo en el vestuario y a sus amigos más íntimos. Esta mañana, a las once en punto, ha aparecido en ropa de faena en la sala de prensa Ricard Maxenchs, donde le esperaba un aula abarrotada de periodistas, los capitanes del equipo –Puyol, Xavi e Iniesta-, su padre y Gines Carvajal, su representante.
Desde que ayer se anunciase la comparecencia de Valdés se dio por hecho que solo leería un comunicado, pero Valdés ha hablado y se ha explicado largo y tendido. De entrada, largó un discurso articulado y coherente, que ha comenzó pidiendo disculpas a la prensa y, especialmente, a los socios, “por el largo silencio”.
El Barcelona me lo ha dado todo, educación, formación y me ha ayudado a ser profesional en este mundo que adoro con locura"
“Sé que le debo una explicación a los aficionados y especialmente a los socios, a todos en general del porqué he decidido de no prolongar mi contrato más allá del 2014 y aquí estoy. Llevo 20 años en el Barcelona, entre en 1992, he estado 12 años en el primer equipo y he tenido la suerte de compartir vestuario con los más grandes jugadores, el privilegio de levantar los títulos más grandes y todo gracias a que he jugado aquí. El Barcelona me lo ha dado todo, educación, formación y me ha ayudado a ser profesional en este mundo que adoro con locura que es el fútbol. Se lo debemos todo mi familia y yo a este club, pero la portería pesa mucho y desde bien jovencito he sentido esa responsabilidad. Es una decisión que se va madurando con el paso de las temporadas y que psicológicamente te va agotando. Mi ciclo futbolístico finalizará la temporada que viene en el Barcelona y por eso tomo la decisión de comunicárselo al club cuando me llaman para ofrecerme la renovación, cosa que le agradezco”.
Siguió diciendo el portero que precisamente porque “le debo todo a este club” no quiso dar pie a especulaciones. "No iba a permitir que nadie especulara ni confundiera con cifras o dudara de mi profesionalidad. Por eso le digo que no valoro propuestas. Es un halago para mí que me propongan seguir pero tengo mi decisión tomada, es firme, e irrevocable”. Pensando en el socio y el aficionado, quiso hacer pública su decisión de inmediato penando en “experiencias pasadas” que le hacen temer lo peor. “Sé que hay mucha gente que se pudo sentir decepcionada, que pudo ser una irresponsabilidad. Pido mis disculpas, no era mi intención, solo pretendía ir de cara al aficionado, con sinceridad con transparencia. Era lo que pretendía después de toda una vida defendiendo esta camiseta”.
No iba a permitir que nadie especulara ni confundiera con cifras o dudara de mi profesionalidad"
Prosiguió: “No tengo la sensación que el de mañana vaya a ser el último partido con el Barcelona pero tengo los brazos abiertos a buscar la mejor opción para el club y para mí” dijo, antes de avisar de que para él no sería un problema cumplir el año que le queda de contrato. “Defenderé a muerte este club hasta el último día, como he hecho siempre”, ha dicho antes de concretar que desde que avisó de su voluntad de no renovar el contrato “ha habido tiempo suficiente para colaborar en buscar la mejor solución y yo estoy abierto para salir ganando las dos partes, que es lo que merecemos”. Insistió con las disculpas: “Si alguien, prensa incluida, aficionados, socios, la gente que me ha apoyado se ha sentido molesta, mi más sincera disculpa, no era mi intención. Quería ser sincero y transparente. Quiero dar las gracias a los compañeros y a la gente que me ha apoyado estos años y durante estos meses que han sido duros meses de silencio, con triunfos y decepciones. El silencio era por el bien del equipo, he tratado de centrarme dentro del vestuario. Vestiré esta camiseta a muerte hasta el último día”.
Llegado el tramo de preguntas, ha insistido en que la decisión “fue madurada, durante muchos años y poco a poco”. Dijo que la relación con los directivos “con todos” siempre fue cordial, reiteró que se debe al club y que "tengo un año de contrato. Mi ciclo acaba con la finalización del contrato. El Barcelona y nosotros tenemos que buscar la mejor selección. La realidad es que tengo un año más de contrato”. Valdés ha dicho que de todos los partidos, ninguno, jamás, será como la final de la Champions en París, pero que si algo se lleva “son las vivencias de dentro del vestuario y que "gracias a Dios, con cualquier compañero me he llevado fenomenal”. Le dio las gracias también a la afición por su apoyo, que no se ha roto ni en los últimos meses cuando ha sido torpedeado por la propaganda oficial en su contra. “Viendo informaciones que salían al respecto, siendo como soy, quien me conoce de verdad, sabe que me emociona el afecto que me han demostrado cada partido”.
Si alguien, prensa incluida, aficionados, socios, la gente que me ha apoyado se ha sentido molesta, mi más sincera disculpa, no era mi intención"
Valdés ha reconocido que tal vez hubiera sido mejor ponerle voz al comunicado mucho antes. Hasta en eso ha hablado con sinceridad. “Sí, puede que hubiera ido todo mejor. Mi silencio tenía una razón principal que era centrarme en lo que me toca, que era trabajar y jugar. Quería centrarme y no intoxicar, jugar y hacerlo bien, porque ni en cincuenta vidas le devolveré al Barcelona lo que me ha dado”. Lo que no sabe es donde quiere jugar: “No lo sé, de momento tengo contrato con el Barcelona”. Le insistieron en dar razones de porqué se quiere ir: “Me impuse una carga psicológica enorme. Es lógico y normal que llegue el final. Son decisiones basadas en la presión que supone jugar en este equipo, pero siempre me he sentido valorado. A las pruebas me remito, me he sentido muy querido por el club”, ha dicho antes de reconocer que es normal que el club busque portero y salgan nombres. “No me molesta. Es lógico, siempre ha sido así. No es algo solo de la portería, siempre han venido los mejores. No creo que haya problemas. Me gustaría que mantuviera el nivel competitivo”.
En ese sentido dijo que el portero que venga al Barcelona “no debe ser el mejor con los pies, eso se entrena, pero debe ser el mejor portero en el uno contra uno. Los números dicen que se encontrara 25 o 30 unos contra uno. El juego con los pies se mejora, es más importante el uno contra uno”. En ese sentido, valoro la posibilidad de incorporar a Pepe Reina al Barcelona. “Pepe es un portero internacional, ha demostrado su valía, mantengo una buena amistad con él y sería muy bueno para cualquier equipo del mundo”.
Valdés ha hablado y ha dejado las cosas bien claras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada